Hagamos Colmena

En la opinión de Colectiva Colmena Verde

Que la pregunta sea ¿Por qué los hombres violan?

Recientemente, tras la oleada de ataques sexuales a mujeres en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, la Colmena fue invitada a un programa de radio, que en cuyo título del tema llevaba la interrogante ¿Cómo evitar abusos sexuales? y dar nuestra opinión como ciudadanas. Fue inevitable reflexionar al respecto, ¿por qué debería seguir siendo nuestra responsabilidad el evitar que nos ocurra o no, semejante violencia?
La cuestión que debemos plantearnos es ¿Por qué los hombres violan?. Si realmente queremos que dejen de haber violaciones, debemos ir a la raíz del problema.

Una sociedad que produce abusadores debería preguntarse qué prácticas, ideologías o instituciones los alientan en vez de cuestionar o culpabilizar a las víctimas. En este contexto, la mayoría de las personas, asumen que la agresión es algo inherente a la vida y por lo tanto inevitable, cuando se trata de una cuestión cultural. Podemos constatarlo viendo los programas televisivos, los anuncios publicitarios, pornografía (confundiendo la sexualidad con algo agresivo o violento), ¡las bromas o chistes que se hacen! e incluso en los estereotipos de género ya que refuerzan creencias tan absurdas como el que las mujeres decimos no cuando en verdad es un sí, invalidando nuestras negativas.  Algo tan sencillo como educar a los hombres desde que son pequeños en el consentimiento, puede marcar una gran diferencia: No es no. Todo esto forma parte de la cultura de la violación, que es un término que describe las formas en las que la sociedad culpabiliza a las víctimas (revictimización) y normaliza la violencia sexual. 

“La violación no es un acto sexual. La violación es una agresión, está relacionada con la voluntad de ganar. Trata de hacerse con el control de un objeto -la mujer se convierte en un objeto-, trata del poder.” Señala Sahika Yuksel, psiquiatra turca, quien también ha reflexionado sobre todos los tipos de violaciones a los que somos sujetas gracias a la falta de respeto hacia los derechos de las mujeres. La cosificación sigue siendo un asunto serio, si ya desde hace siglos, algunas religiones tratan a las mujeres como objeto, en la actualidad los medios, sobre todo dentro de la industria del entretenimiento, siguen fomentando que las mujeres y sus cuerpos están para la satisfacción de ellos. Todo esto educa y permea en la psique de los hombres desde que son niños, convenciendo incluso a muchas mujeres que así debe ser.

Las agresiones que día a día podemos experimentar las mujeres en la vía pública y hasta en espacios privados, es resultado de toda esta cultura de la violación, del poder que asumen los hombres sobre las mujeres como si se tratase de un derecho divino e incuestionable. Si trabajamos en la educación en todos los niveles escolares y logramos que haya perspectiva de género en las escuelas y demás instituciones; si las leyes se aplicaran correctamente, siguiendo los protocolos que ya están establecidos para erradicar la violencia de género; si existieran castigos ejemplares para los violadores y las mujeres dejaran de ser revictimizadas al hacer denuncias; si las ciudades y poblaciones estuvieran pensadas para el tránsito seguro de la ciudadanía, en especial de las mujeres; entonces empezaríamos a ver cambios significativos en la baja de delitos sexuales. Para un problema complejo, las soluciones requieren de acciones integrales, de mucho esfuerzo y mucho compromiso, con la esperanza de que sea una realidad un mundo sin violencia machista. 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s