Archivos por Etiqueta: Mujer

Te traigo mil estrellitas mi niña

Hubo un día en el que nació en mí el miedo y la ansiedad, de ahí conocí la tristeza, era una niña de 7 años, en casa vivían unos “pupilos”, un día mis padres nos dejaron “un ratito nomás” a mi y a mi hermana de tres años a cargo de uno de los pupilos, Juan (el pupilo), me dijo que jugaríamos juntos y nos divertiríamos, fue acercándose con canciones para niños a mi cuerpo y con una canción de la hormiguita y del gusanito me iba guiando a tocar sus partes íntimas, yo no me sentía cómoda, tenía miedo… algo en mí me decía que eso no estaba bien, sin embargo mis padres nunca me hablaron de sexo, mucho menos de límites corporales, mis padres decían que la mujer debía ser virgen hasta el altar, según ellos mi valor dependía totalmente de aquello a lo que llaman virginidad.

Leer Más

¿Consumimos o nos consumen?

Vanessa Góngora García


Título: ¿Consumimos o nos consumen?

Técnica de ilustración: collage análogo-digital

Autoría: Vanessa Góngora García

Soy un ser vivo en deconstrucción constante, que se esfuerza cada día y poco a poco por el logro de sus sueños. Una aprendiz de la vida a la que le gusta la exploración del pensamiento y de las formas visuales de mi entorno.


ESTAMOS ENOJADAS ¿POR?

Alicia González Flores

Estoy enojada porque yo, al igual que mi esposo, trabajo. 

Trabajo en atención al cliente, estoy todo el día parada

y en casa soy la que limpia, la que cocina, la que levanta todo.

No me ayudan a tener la casa ordenada,

a la hora de la cena pongo platos y la cena en la mesa,

cuando terminamos le pido a mi esposo que lave los trastes

y se levanta enojado. 

En ocasiones me ha dicho que eso no lo hacen los hombres, 

obvio eso me enoja mucho, 

porque no comprende que yo también trabajo, 

que yo también me canso

y por si fuera poco, 

se va a dormir y cuando yo termino de hacer todo 

voy a la recámara, él está en el celular, 

entonces le digo

¿no que querías dormir porque estabas muy cansado? 

e inmediatamente deja el celular 

y se hace el dormido. 


Título: Estamos enojadas ¿por?

Autoría: Alicia González Flores

Soy esposa de Pedro y madre de dos hijas, trabajo para ayudar en la casa y también ayudo a mi madre con lo poco que puedo, vivo con una de mis hijas y mi esposo



BUSCA

Kali

Sí me preguntas porque mis ojos han llorado 

busca la mano que me lastimó

verás que era muy cercana. 

Si me preguntas porque mi corazón aún tiembla

busca el motivo por el cual el ser amado

se convirtió en victimario y no pude verlo. 

Si me cuestionas el motivo por el cual me revelo 

busca los condenamientos que sobre mi pusieron 

para que yo callara por miedo. 

Si nos preguntas por qué nos sentimos heridas 

busca cuantas personas arremetieron contra nosotras 

aun sin conocer la verdad, aun sin conocernos. 

Si te cuestionas porque nos unimos 

busca en cada una de nuestras historias 

y verás la verdad converger en el mismo punto. 

Eso enoja, pero al sobrevivir se produjo la alquimia.

Ahora somos fuerza. 

Kali


Titulo: Busca

Autoría: Kali

Soy integrante de la colectiva de sobrevivientes, y agradezco el espacio para poder plasmar el sentimiento que nos une. 

Atte. KALI.


PASIONARIO

María Jareth Solares Saldaña

Amenazas de ilusiones:
ilusiones punzantes.
La noticia política
de la farándula mafiosa.
Curiosidad insensata.

El juicio de tu virtud cambiante:
pasa y me derrama
en un sillón de madera,
frente al comic
del recuerdo,

Pero los flash back siguen,
la rememoración llega
y ¡no se estrella!,

Un querer escapar ante
Coincidencias, secrecías y enredos
ni cómo decirte
¡ya no tomes en ayunas!
¡Ya no finjas amor!
Tu orgullo por ser piedra
enredada en la hiedra.
Derroche de amor
en fetiche que lanza rito
Lo roto de su sandalia,

el negliyé y ni así me amas…
Porque amas lo erótico
pero no amas lo divino.

Amas el ego,
hambriento de poder,
¡Entierra tu corazón ahora mismo!
¿Quién te hizo tanto daño
para no querer ser tú?
El misericordioso.

Pudre tus encantos
y dentro de un frasco de mermelada:
Enmohecidos en medio de la mañana.
Trajinera que canta
en medio de la arena del desierto:
canto infinito de Rosario.

Amado fuiste por causa del destino.
Tus manos incapaces
de sentir cordura.
Del dedo índice de tu mano
que señala: La mierda del destino.

Desgracia pedida por el olvido
De las ganas de no saber
qué más hacer con la vida.
La vida que te abraza
y que pide: no la mates más.

Se ha esfumado el botón de Aries,
de tu píldora engaño,
de tu insensibilidad.
Potente miente inminente,
Soplo en tu espalda,
que asusta,
te asusta
sale el demonio
y te consulta.

El ritmo de la oración
que influye a través de mí.
La voz de las amigas,
el sentido infinito de tu mal oído.

¡Maldito perro!
¡Perro maldito!
Voces de todas
las que tengo impregnadas
en mi memoria,
porque no se olvidan.

Pasarela del encanto de tu verso,
Presos de biblioteca,
¡Captum morté, invocado!
Llegase al presente,
hacete realidad
que más realidad

de signos invencibles
indescifrables, insignificantes,
literan el sonido del pasado
que generan confianza en el alma,
en la vida y en el soporte.

La máquina panóptica
del secreto de un grupo
de whatsapp,
un programa de televisión
del que soy partícipe
sin estar enterada.

Puedo rescatar, la pregunta por la dignidad que me negaste.
¡Presea al odio fraticida, espina, suicida!
Poder político desengrasante.
Presea desnudez insensatamente,
incapaz de dirigir la fastua vericueta intimidez.
Desánimo para no continuar nada:
Encerrarse en un lugar invisible.

Un Niño que nace de un avión en explosión en medio del cielo.


Titulo: Pasionario.

Autoría: María Jareth Solares Saldaña

Colectiva de sobrevivientes de feminicidio 


« Entradas Anteriores