Caldero Feminista

En la opinión de Colectivo Akelarre

Acompañándonos en tiempos de COVID-19

Tras las movilizaciones mundiales del 8M y del 9M nos hemos preguntado sobre el papel de las juventudes en el feminismo de la cuarta ola en México. Como dice Marcela Lagarde, las mujeres tenemos un pie en el mundo pasado tal y como lo construyeron los adultos y por el otro, un pie en el presente construyendo un mundo propio. No cabe duda que las jóvenes feministas mexicanas están teniendo un papel central en la redefinición de la sociedad para que sea antipatriarcal.

Para muestra un botón, antes y después de la jornada del 8M y del 9M observamos tendederos contra el acoso y hostigamiento sexual en secundarias, preparatorias y diferentes facultades universitarias. Lo que en el lustro anterior todavía era una práctica normalizada, las jóvenes han hecho un alto al acoso y al hostigamiento sexual para cuestionarla y denunciarla. Es por ello que estas acciones son de vital importancia dado que las jóvenes están construyendo una nueva narrativa sobre lo que significa ser mujer: organizarse y luchar por la justicia y la dignidad de nuestros cuerpos. 

Bastaron unos días para que las sociedades pusieran los ojos sobre la contingencia del Coronavirus misma que ha llevado a la muerte a miles de personas. En medio de esta situación, mujeres de distintas latitudes han señalado puntos reveladores sobre la violencia que sufren las mujeres en medio de la gran pandemia, por ejemplo, vivir en encierro con su agresor, violencia física y psicológica, la cual se ha visto reflejada en el incremento de llamadas a números de emergencias, y en ese mismo contexto la violencia feminicida, no ¡no se detiene!, sigue cobrando la vida de mujeres desde sus propios hogares, violaciones infantiles y entre otros. 

Dentro de la contingencia vemos cómo los cuidados se siguen materializando, en su mayoría, en el rostro femenino, recayendo en ellas la mayor parte de esas responsabilidades, quehaceres domésticos, infantes, etc. en ese sentido, las preguntas que planteamos son:  ¿quiénes cuidan a las cuidadoras? ¿Cómo cuidan su salud mental? ¿Quién las contiene?, estrés, falta de descanso, atención, búsqueda de recursos, falta de espacio, tiene su desenlace en lo que la gente llama ¿locura? Que no es otra cosa más que las desigualdades haciendo estragos en la vida cotidiana de las mujeres. Desde aquí proponemos reflexionar sobre este contexto como consecuencias derivadas del COVID-19 y el sistema social que necesitamos cambiar una vez pasada la contingencia.

Acompañémonos en estos tiempos difíciles y no perdamos el contacto. Desde Colectivo Akelarre estamos proponiendo círculos virtuales cada sábado a las 18:00 horas para compartir nuestras reflexiones ya que sabemos que estas son medidas temporales de aislamiento pero que no significa que estamos solas, estamos en red y en red nos acompañamos. Medidas temporales que una vez pasada esta contingencia tendremos que seguir redefiniendo el mundo que queremos habitar libre de violencias, antirracista, anticapitalista y antipatriarcal. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s