Archivos por Etiqueta: Género

Investigan a personal que no atendió a menor de Zozocolco

//Por: Ana Alicia Osorio//

La Secretaría de Salud está investigando y sancionará al personal del Hospital de Papantla que no dio la atención debida a una menor víctima de intento de agresión sexual que falleció, afirmó el secretario Roberto Ramos Alor.

Luego de que una menor agredida en Zozocolco, que fue atacada sexualmente y apuñalada, no fue atendida debidamente en dicho hospital y tuvieron que trasladarla hasta Poza Rica, sostuvo que se trata de un acto que tendrá consecuencias para el personal que estuvo involucrado.

El secretario negó que el personal del hospital no diera la atención por falta de insumos y sostuvo que lo que sucedió fue que no cumplieron los protocolos establecidos.

“El problema fue que el manejo que se le dio no fue de todo correcto, hay un protocolo médico que no se cumplió (…) estamos totalmente convencidos que tenemos que tomar acciones radicales muy apegadas a derecho donde se tenga que castigar y de momento se están deslindando responsabilidades en el tema jurídico”, afirmó.

Dijo que esta semana resolverán las sanciones que van a colocar a todo el personal involucrado.

Los hechos sucedieron en la zona norte de Veracruz donde la estudiante de secundaria tuvo que ser trasladada en dos ocasiones de hospital y no fue realizada a tiempo una cirugía por las puñaladas que le dio el agresor. Finalmente la menor falleció en el hospital de Poza Rica.

Anuncios

Piden justicia para Diana Thaiz

//Por: Alba Valdez//

Familiares y amistades de Diana Thaiz Carvajal se manifestaron a las afueras del Poder Judicial de la Federación en Boca del Río para pedir a las autoridades no otorgarle un amparo a Tomás “N”, quien es señalado como presunto feminicida de la joven.

Armando Valdespino, pareja de la víctima, declaró que temen que el acusado quede en libertad a pesar de las diversas pruebas que lo señalan como el asesino de la joven y lo involucran por lo menos con otros 5 casos más.

“Solo queremos justicia necesaria, y nada nos va a devolver a mi esposa, a la mamá de mi hija (…) como ustedes saben no fue únicamente mi esposa, en su carro encontraron celulares, ropa interior como trofeo y no fue el único caso, fueron mucho más chicas”, dijo.

Comentó que tienen conocimiento que Tomás “N” fue policía y temen que a su salida arremeta contra su familia y que siga atacando mujeres y se repita el caso de Diana Thaiz.

En septiembre de este año Diana Thaiz fue reportada como desaparecida por sus familiares y 36 horas después su cuerpo hallado sin vida en una Colonia del Puerto de Veracruz.

A través de cámaras de vigilancia, se comprobó que la joven de 26 años y madre de una niña, se reunió con Tomás “N” en un restaurante para tener una cita de trabajo, minutos después se comprobó a través de las mismas que la joven se subió a su automóvil, el mismo que utilizó para ir a abandonar su cuerpo en una bolsa negra.

A través de la Fiscalía especializada de desaparecidos Tomás “N” fue detenido y desde entonces se encuentra siendo juzgado por el delito de feminicidio.

Destina ayuntamiento de Veracruz patrulla para delitos de género

//Por: Ana Alicia Osorio//

Las  mujeres del municipio de Veracruz podrán apoyarse de una “patrulla morada” para denunciar los delitos de violencia de género. 

El alcalde de Veracruz, Fernando Yunes Márquez, afirmó que dicha patrulla (que está pintada de morado a diferencia del resto) forma parte de la recién creada Policía Municipal y servirá únicamente para las denuncias en esa materia. 

“Cuenta con una patrulla morada que atenderá exclusivamente las denuncias hechas en materia de violencia de género, también apoyará en las medidas preventivas que emita la Fiscalía y coadyuvará en el combate y prevención de los delitos de género estipulados en el Código Penal del Estado de Veracruz”, sentenció. 

Además, sostuvo que los policías municipales ya se encuentran capacitados en materia de género, para atender a las víctimas. 

La otra cara de la búsqueda

//Por: Ana Alicia Osorio// 

Una cumbia suena y uno de los reporteros que acompaña la Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos no duda en sacar a una de las integrantes a bailar. 

Pronto muchas lucen sus pasos a medio salón, tanto que las mesas donde les dieron de cenar las voluntarias religiosas de Atitaquila en Hidalgo, deben moverse para hacer espacio.

Los aplausos y el “eh – eh-eh” pasan de la cumbia, a la víbora de la mar, al no rompas más que solo saben bailar las y los mexicanos. Ellas bailan, muchas con las fotos de sus seres queridos colgadas en el pecho, muy cerquita de su corazón. 

A algunas se les olvidan los golpes que traen en las rodillas producto del viaje, o las ampollas que se les reventaron en las manos por cargar maletas entre hoteles y albergues. 

Por unos minutos logran distraerse del dolor físico y emocional que sienten, del cansancio de la semana de viaje. Pero la felicidad es efímera y cuando se despiden del sacerdote para irse a dormir al refugio, éste les cuenta de un hondureño que no se ha comunicado con su familia y se niega a hacerlo. 

Así es siempre. Los minutos de aparente felicidad en el camión en que viajan las 30 mujeres son interrumpidos por una voz que les cuenta el avance de la Caravana Migrante, un muerto más intentando llegar a México, la necesidad de bajarse a alzar la voz; pero ellas saben que para eso cruzan el país: para buscar. 

Para ellas el llanto de contar las historias de su ser querido, se entrecruza con la risa al narrar como alguna se quedó encerrada en el baño del hotel en Frontera Comalapa. 

La rabia y el dolor que les produce saber de cómo se atiende a las personas que buscan entrar a México, se entrecruza con la felicidad y esperanza que les da saber que alguna de ellas ya encontró a su familiar. 

El cansancio y el dolor físico del viaje, lo hace con las risas que provocan las palabras regionales de cada país. 

Así pasan las horas, los días, los kilómetros, mientras en cada lugar que llegan muestran las imágenes de sus seres queridos y de cientos más cuya familia no pudo viajar, esperando obtener una pista que los lleve a algún día no tener que viajar buscando.

Violencia de género separó a nicaragüense de su familia

//Por: Alicia Osorio//

La Concordia, Chiapas.- Huir de la violencia que ejercía su pareja, le costó a Martha perder contacto durante varios años con su familia. 

Ella es originaria de Nicaragua, de donde salió hace 12 años como ahora lo hizo la Caravana Migrante de hondureños. Se estableció en Guatemala y mantenía contacto por teléfono con Juliana, su mamá. 

Allí se casó y tuvo una pareja, de quien recibía maltratos y golpes, por eso cuando una conocida le dijo de migrar hacia México decidió emprender el viaje y huir de la violencia familiar.

“Vivía en Guatemala, tenía mi marido en Guatemala y ella lo sabía muy bien, pero el hombre me daba maltrato después que vino de los Estados (Unidos) y yo me vine con otra amiga que nos dijeron que nos fuéramos para adelante”, contó. 

En el viaje Martha Munguía lo perdió todo. No tenía ningún número de teléfono a donde llamarle de nuevo a su mamá y no podía volver a su tierra. 

“No tenía número de mi mamá, tenía tiempo de no verla pero en Jaltenango me encontré con él, con Rubén (Figueroa, integrante del Movimiento Migrante Mesoamericano), le comenté y me hicieron el favor”, indicó. 

Su sueño era llegar a Estados Unidos, pero pronto se dio cuenta que el viaje implicaba muchos riesgos pues como migrante estaba a expensas de los retenes migratorios de las autoridades y de las actividades delictivas del crimen organizado. Se estableció en La Concordia, un poblado de Chiapas donde rehizo su vida.

El tiempo para Juliana Medina, en Nicaragua, tampoco fue fácil. Sin lugar a donde acudir a buscar, solo preguntaba a quien creía le pudieran pistas, sin éxito alguno.

Un buen día, el Movimiento Migrante Mesoamericano llegó a su casa, la que Martha les había dicho donde estaba, y le preguntó si tenía una hija desaparecida.

“Le preguntaba a muchas personas si alguien la conocía pero nunca me daban razones de ella, hasta que llegaron los del movimiento”, indicó. 

Entonces sucedió el milagro. Ella viajó a México con la Caravana de Madres Migrantes que buscan a sus familiares desaparecidos en la ruta migratoria. 

Un humilde casa blanca recibió a Juliana, donde la esperaba su hija y llegó el abrazo prolongado por tantos años. 

¿Por qué las mujeres se unieron a la #CaravanaMigrante?

//Por:Testigo Púrpura//

Sayra ha viajado casi 800 kilómetros a pie; salió de Honduras con su hija en brazos y se unió a la Caravana Migrante. Sayra huye de la pobreza.
Es parte del éxodo centroamericano más grande que se haya visto en los últimos años y que ha enfrentado gases lacrimógenos, contingencias climáticas y xenofobia.
Según cuenta antes de salir de su hogar intentó en muchas ocasiones conseguir trabajo, sin embargo en su país natal el índice de desempleo es sumamente alto, y ser contratado es muy difícil, más aun si eres mujer.
Ella, al igual que muchas otras mujeres hondureñas, no cuenta con estudios que la respalden, provienen de pueblos en los que no se acostumbra que las niñas estudien hasta un nivel avanzado.
“Para nosotras las mujeres no hay empleo, todos los empleos que hay ahora tienen que ser para las mujeres que ya se han graduado, que tienen una licenciatura, para las mujeres que no han estudiado no hay empleo”, recuerda.
Así como Sayra, Evelyn también huye de su país en búsqueda de una mejor vida, allá los hombres ganan un mejor salario que las mujeres, lo cual las condena a una pobreza aún más cruda que la del sexo masculino.
Según cuentan, los únicos empleos para mujeres son de recamarera, mesera o alguna otra área de servicio en donde la paga es poca y el trabajo mucho.
Unas más salen de sus hogares, los abandonan, para no morir o ser o obligadas a mantener alguna “relación sentimental” con algún miembro de las pandillas.
De acuerdo al vocero del Movimiento Migrante Mesoamericano, Rubén Figueroa, es cada vez mayor el número de mujeres que salen rumbo a Estados Unidos, principalmente debido a la inseguridad que existe en sus pueblos.
Es por eso que ellas, Sayra y Evelyn, además de otras mujeres se unieron a la #CaravanaMigrante, algunas con sus esposos, otras como madres solteras o jóvenes en busca de un sueño. Todas caminando paso a paso sin permitir que las detengan.

Beatriz y su batalla contra el cáncer de mama

//Por: Alba Valdez//

Pasaron tres meses para que el Instituto Mexicano del Seguro Social le confirmara a Beatriz González Flores que tenía cáncer de mama y que debido al estado avanzado de su enfermedad lo recomendable era hacerle una mastectomía con urgencia.

De esa manera fue como a los 44 años, Beatriz, se enteró que perdería su seno izquierdo.

Un hundimiento en el pezón fue lo que la inquietó para acudir ante el médico y hacerse una mastografía, pues su seno izquierdo empezaba a deformarse y el miedo a tener cáncer de mama la agobiaba más; antes de eso, nunca había acudido a hacerse un chequeo de rutina o autoexplorarse.

“Yo al principio pues no quería porque la verdad si me daba miedo, y pues cuando te dicen cáncer, uno piensa que te vas a morir, y pues la verdad me daba miedo, pero el doctor me empezó a platicar que quitarme el seno no sería tan grave, pues existe la reconstrucción y muchas cosas”, comen. Leer Más

« Entradas Anteriores