Leyes de protección, letra muerta en Veracruz

 

Xalapa, Ver.- (AVC/BRISA GÓMEZ)

Veracruz fue la primera entidad en la que se tipificó la violencia obstétrica como un delito en la Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. También es la única en la que existe vigente una ley para Enfrentar la Epidemia del vih-sida, sin embargo a casi diez años de la entrada en vigor de ambas son desatendidas por el personal de Salud.

En la Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, se establece como violencia obstétrica lo siguiente:

“La apropiación del cuerpo y procesos reproductivos de las mujeres por personal de salud, que se expresa en un trato deshumanizador, en un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales, trayendo consigo pérdida de autonomía y capacidad de decidir libremente sobre sus cuerpos y sexualidad, se consideran como tal, omitir la atención oportuna y eficaz de las emergencias obstétricas…”

También se contempla violencia obstétrica cualquier práctica o situación “que lesionen o sean susceptibles de dañar la dignidad, la integridad o libertad de las mujeres”.

Esta legislación quedó vigente desde el 28 de febrero del año 2008 y a pesar de eso, hasta el momento en Veracruz no hay registro de la sanción de un caso de violencia obstétrica en la entidad, a pacientes con vih.

También Veracruz es la primera y única entidad en todo el país en aprobar una Ley para Enfrentar la Epidemia del vih-sida en la que se establecen incluso mecanismos de educación, prevención y atención a hombres y mujeres de todas las edades, sin embargo a nueve años de su entrada en vigor sigue sin cumplimiento.

En esta legislación, en su capítulo primero, artículo primero, se contempla que el objetivo de la ley es:

“Artículo 1. Las disposiciones de esta ley son de orden público e interés social, de observancia obligatoria y tiene por objeto:

I. Promover el conocimiento del VIH-SIDA y la prevención de su contagio;

II. Establecer las bases y procedimientos para prevenir la epidemia y promover la investigación

científica para erradicar la infección por VIH;

III. Asegurar los servicios de salud necesarios para el tratamiento de los enfermos de VIH-SIDA;

IV. Reducir los daños motivados por el VIH-SIDA;

V. Prohibir todo tipo de discriminación hacia los enfermos y familiares.”

Sin embargo a pesar de estar vigentes ambas legislaciones por cerca de ocho años, ambas son desatendidas en los centros de salud, tampoco se les ha dado la difusión suficiente y en tanto en los hospitales, como en las clínicas, el maltrato es una constante.

Aunado a esto, la Ley contempla que se otorgue presupuesto suficiente para las acciones de prevención, así como para la atención integral de pacientes con vih, mismo que a la fecha no ha sido cumplido.

De acuerdo con lo que dicen ambas legislaciones, “Margarita” fue víctima de violencia obstétrica, pues se le dio un tratamiento deshumanizador, además de que se omitió darle atención oportuna y eficaz.

También fue víctima del incumplimiento de las obligaciones que tienen la Secretaría de Salud y su personal médico y de enfermería al no asegurarle los servicios de salud necesarios, además de que no se redujeron los daños a “Margarita” y a su hija, pues a ella se le traumatizó por lo ocurrido y a su pequeña le costó la vida, sin contar con que en el Hospital en todo momento se actuó con discriminación por ser una paciente con vih.

Anuncios