“Violencias contra las mujeres, niñas y niños durante los primeros 8 meses de 2022 y acciones de resistencia e insistencia por la vida, dignidad y libertades de las mujeres”

Hechos y cifras: violencias contra las mujeres

De acuerdo con los datos del mes de julio del 2022 del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en México se llevan registrados 4,407 asesinatos de mujeres en lo que va del año. De los cuales solamente 530 fueron tipificados como feminicidios, 1,639 como homicidio doloso y 2,238 como homicidio culposo.

De enero a julio, 12,307 mujeres han sido víctimas de lesiones dolosas, siendo abril el mes con el mayor número de incidencia, pues los datos del Secretariado Ejecutivo reportaron 2,045 casos y para el mes de julio hubo una pequeña disminución, pues se registraron 1,813 denuncias.

Aspecto importante de analizar e incluso cuestionar, ya que el que no existan denuncias no significa que los delitos hayan bajado, y esto lo sabemos muy bien quienes acompañamos directamente a las mujeres víctimas de violencias, tal como lo reflejan nuestros datos: las llamadas y mensajes de auxilio recibidos en la Red Nacional de Refugios (RNR) de enero a agosto del año en curso, fueron realizados directamente por la mujer víctima de violencias en el 29% de los casos, mientras que el 20% de los casos fueron mensajes y llamadas realizados por la red de apoyo de la mujer víctima de violencia al no poderse comunicar ella directamente por el nivel de riesgo y control del agresor.

Sin dejar de mencionar la falta de credibilidad y confianza que tienen las mujeres en las autoridades, ya que, en muchos casos, las mujeres al acercarse a las instancias correspondientes son ignoradas o revictimizadas. Tal como lo reflejan también los testimonios de las mujeres que se han comunicado durante los primeros 8 meses del presente año: cuatro de cada 100 mujeres refirieron haber solicitado previamente ayuda a alguna instancia gubernamental sin haber recibido el apoyo esperado.

Por lo anterior, es cuestionable que en México se siga midiendo los delitos contra las mujeres al equipararse con el número de denuncias presentadas, es indispensable y urgente reconocer que las violencias machistas son estructurales y sistémicas, así como la deficiencia que se tiene para tipificar los delitos correctamente.

Asimismo, a inicios de este mes, Sima Bahous, directora ejecutiva de ONU Mujeres, declaró: “Este es un punto de inflexión para los derechos de las mujeres y la igualdad de género a medida que nos acercamos a la mitad del camino hacia el 2030. Es crucial que nos movilicemos ahora para invertir en las mujeres y niñas, y recuperar y acelerar el progreso. Los datos muestran regresiones indiscutibles en sus vidas —en cuanto a ingresos, seguridad, educación y salud— que han empeorado por las crisis mundiales. Cuanto más tardemos en revertir esta tendencia, más nos costará a todas y todos”, esto en el marco de la presentación del Informe “El progreso en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): Panorama de género 2022” que analiza el cumplimiento de la Agenda 2030, la cual México se comprometió a cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) antes de 2030.
No obstante, el presupuesto destinado por la Secretaría de Hacienda para el 2023 demuestra lo contrario pues reafirma el endeble compromiso de revertir los retrocesos en los derechos en materia de salud sexual y reproductiva, así como de garantizar los espacios de seguridad para las mujeres, ya que el Paquete de Presupuestal 2023 refleja una disminución del 1.05% al Programa de Apoyo para Refugios Especializados para Mujeres Víctimas de Violencia de Género. Y aunque se presuma que hay un incremento de más del 5%, este no contempla nuevamente la inflación que de acuerdo con datos del Banco de México es del 7.49%.

Las Organizaciones de la Sociedad Civil en la primera línea de actuación haciendo frente a la austeridad republicana y al incremento de violencias machistas contra las mujeres, niñas y adolescentes.

Pese a todos los obstáculos que los diversos gobiernos han puesto en el camino al acceso a la justicia integral y la garantía de todos los derechos para todas las mujeres, entre la circular presidencial número 1 del 2019, la austeridad republicana que ha llevado a retrocesos en la agenda de los derechos de las mujeres, el subejercicio que se ha venido presentado al no entregar el PEF 2022 en tiempo al Programa de Refugios y de PAIMEF, las organizaciones como la Red Nacional de Refugios han insistido, resistido y creado diversas acciones para continuar brindando acompañamiento integral especializado y hacer frente al incremento de las violencias, extendiendo y diversificando sus servicios teniendo incremento en las atenciones y solicitudes.

Tan sólo de enero a agosto del presente año, la RNR brindó orientación especializada a través de sus Líneas de Atención Telefónica y redes sociales a 5,601 personas, en su mayoría mujeres. En este periodo se atendieron a un total de 2,192 personas en comparación con las 2,095 del año anterior, lo que representa un incremento del 5% en las mujeres atendidas a través de líneas telefónicas en comparación con el 2021. A través de Redes Sociales, se brindó orientación a 3,409 personas en los primeros 8 meses del 2022.

De las mujeres atendidas a través de línea telefónica y redes sociales, el 25% de ellas refirieron haber sido víctimas de violencia física, el 40% de violencia psicológica; el 10%, dijeron vivir violencia económica; 9% refirieron violencia patrimonial. Siete de cada 100 mujeres reportaron estar pasando por todas las violencias mencionadas; seis de cada 10 mujeres que tienen hijas e hijos refieren que sus niñas y niños también viven algún tipo de violencias. Asimismo, 429 mujeres atendidas reportaron haber sido víctimas de violencia sexual.

De los hombres agresores reportados, cuatro de cada 10 eran pareja de la mujer víctima de violencias, dos de cada 10 eran su esposo y dos de cada 100 era su expareja, las cuales son los mismos agresores de sus hijas e hijos.

Los Refugios y Centros de Atención Externa son espacios de protección, restitución de derechos y prevención de feminicidios, que, pese a los limitados presupuestos, carentes de perspectiva de género, de progresividad y entrega oportuna a la que este año se han enfrentado, no han dejado de operar. Durante estos 8 primeros meses del 2022 se han atendido integral y gratuitamente a 19,993 mujeres, niñas y niños. A través de los Centros de Atención Externa se ha brindado atención a un total de 12,190 personas, en su mayoría mujeres que recibieron orientación

especializada. En Refugio se ha brindado hospedaje, alimentación, atenciones integrales y especializadas a 7,803 mujeres y sus hijas e hijos, reflejando un aumento del 16% en comparación con los mismos meses durante 2021.

Sobre el perfil de los agresores es importante señalar que un 13% de los agresores reportados cuentan con vínculos militares o políticos; 21% usan armas; 29% tienen antecedentes penales; 12% tiene vínculos relacionados con el narcotráfico, lo cual exacerba el nivel de riesgo e impunidad al que se enfrentan las mujeres al intentar acceder a la justicia integral.

Ante el sistema patriarcal y la violencia institucional, en la RNR seguimos nuestra Agenda, nada detiene nuestro andar

Violaciones sexuales, ataques con ácido y/o sustancias corrosivas, acosos sexuales, desapariciones forzadas, asesinatos diarios de mujeres y niñas en nuestro país, son muestra de la ausencia de un Estado garante y en emergencia nacional, que se suma a la falta de aplicación de protocolos con perspectiva de género, la poca o nula preparación de las autoridades que no solo impiden que los asesinatos de mujeres sean investigados como feminicidios, sino que no les informan a las mujeres que logran acudir buscando auxilio que tienen derecho a un Refugio o bien, desestiman las declaraciones de las mujeres, a las cuales no les hicieron caso y ahora ya no están con vida o están tratándose las secuelas físicas, emocionales e integrales tras un intento de feminicidio, como lo es un ataque con ácido; un hecho en el que el sistema patriarcal es cómplice y da paso libre a la impunidad. Tal son las 134 mujeres que han sido atendidas a través de la RNR y nos reportaron intentos de feminicidio, los cuales fueron minimizados y clasificados como violencia familiar por las autoridades. O como el caso recién de la jueza de Yucatán que rechazó vincular a proceso por intento de feminicidio a un hombre que ahorcó dos veces a su expareja, al considerar que la víctima “mal entendió las intenciones del agresor”…inadmisible y desolador, pero una realidad que atraviesa a nuestro México.

“Ante esto somos más las organizaciones feministas que actuamos en los hechos y no en los discursos y que cuando decimos no estás sola, en realidad acompañamos y acuerpamos, creemos en las mujeres y en la restitución de derechos, es así que ante la ola de violencias machistas, la demagogia del sistema patriarcal y la ignominia de los gobiernos, hace poco más de un año empecé a imaginar la Campaña Marea Violeta, la cual además de contemplar a diversas mujeres que generaran las olas violetas a favor de la vida, dignidad y libertades de las mujeres, tuviera un canción que evidenciara y transmitiera lo que es un Refugio, empezó así el andar y la aceptación de una de las voces mexicanas que admiro: Vivir Quintana quien con su corazona feminista y sorora, dijo sí. Hoy me emociona iniciar esta gira de las Tertulias musicales en Mérida, donde además de contar con su presencia, junto con la de Dayra Fyah y Prania Esponda, presentaremos como en cada una de las Tertulias, la canción de la Red Nacional de Refugios, que les invito a escuchar y estar pendientes de su lanzamiento oficial, por ahora les adelanto que es una canción como todas las que escribe Vivir Quintana, potente, que resignifica y da esperanza”. Wendy Figueroa.

“Para mí, hacer la canción de la Red Nacional de Refugios fue un acto de amor y valentía desde la empatía por las compañeras que han sido refugiadas y también por las que trabajan en los refugios. Crear resistencia desde la música también es hacer refugio, un refugio sonoro que va recorriendo conciencias y genera valentía para amplificar la fuerza y la voz de compañeras que deben y quieren ser escuchadas” Vivir Quintana.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s