Abuso sexual infantil: breve guía para detectarlo y actuar

//Por: Ana Alicia Osorio//

Hablar de abuso sexual infantil no es un tema fácil, porque sabemos la vulnerabilidad en que se encuentran las y los niños, las altas cifras que se tienen de este delito, las consecuencias que existen y las dificultades para notar algunos síntomas de alerta. 

Si eres mamá, papá, adulta/o responsable de un niño o niña, recuerda que él o ella pueden no entender lo que está sucediendo, desarrollar sentimientos de culpa o no tener las herramientas que le permitan acercarse a ti para explicarte lo que sucede. 

Por eso debes poner atención a los siguientes síntomas de alarma (según organizaciones dedicadas al tema): 

  • Apatía: Si de repente deja de interesarle cosas que antes le gustaba, siente indiferencia o fatiga constante. 
  • Cambios bruscos de estados de ánimo: pueden reservarse más, o mantener mayores tiempos de silencio. 
  • Trastornos de alimentación: Ya sea que dejen de comer o coman en exceso, pero cambian los hábitos que tenían. 
  • Cambios en el sueño: insomnio, miedo en la noche, ansiedad. 
  • Falta de control de los esfínteres: aunque ya tuviera controlado, comienza a hacerse pipí o popó sin explicación. 
  • Conductas sexuales no propias para la edad: masturbación compulsiva, agresión sexual a otros niños o niñas, etc. 
  • Temor excesivo ante la presencia de un o una adulta en específico

1 de cada 10 mexicanos conoce casos de abuso infantil en la familia, mientras que 7 de cada 100 adultos reveló haber sufrido abuso sexual en la infancia: Estudio “Percepción del abuso sexual infantil” (Guardianes 2018).

Si ya detectaste algunas de las señales de alerta  y/o el niño o niña te manifestó ser víctima de este tipo de delito (aplica si ya pasó tiempo desde que sucedió), es necesario que

  • No pongas en duda su palabra: recuerda que le cuesta hablar del tema, si dudas o si no le crees será difícil que busque ayuda. Puede tener temor o estar bajo amenazas así que olvídate de prejuicios como “él o ella lo provocó”,“si fuera cierto yo lo habría notado antes”, “fulano o fulana jamás sería capaz” o cualquier otro. 
  • Aléjalo del agresor: evita la convivencia, recuerda que la mayor parte de las agresiones sexuales vienen de personas conocidas, así que sí, tocará alejarse de ellas. 
  • Llévale con profesionales de salud física y salud mental: es necesario que reciba (y recibas) una valoración médica y ayuda especializada para contención y para tratar los efectos de este tipo de violencia. 
  • Denuncia: sí, sabemos que el proceso de denuncia es complicado, pero es necesario que recuerdes que es un delito y que como tal, el agresor debe ser castigado. 
  • Mantén la “calma”: Es difícil y el golpe será duro para ti también, pero recuerda que eres el adulto o adulta responsable y el pequeño o pequeña confía en ti y te necesita. No dudes en buscar ayuda profesional. 
  • Dale afecto: hazle saber que hizo lo correcto, que no es su culpa y habla de sus sentimientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s