¿Fue mal sexo? Los novios, parejas y ligues también violan

//Por: Mariana Herrera//


Hace algunas semanas estuvieron circulando en redes distintos testimonios de mujeres que habían sufrido violencia sexual por parte de personas cercanas a ellas: desde sus novios, ligues o esposos. 

Abrir la conversación sobre este tema dio paso a problemas como la cultura de la violación y la violencia sistemática y normalizada que viven las mujeres incluso en sus propias habitaciones a manos de aquellos que dicen amarlas. Frases como “coger para no discutir” fueron las más frecuentes y resonadoras de los testimonios, y señalan una problemática que no tiene nada de extraordinaria, al contrario, es común. 

Hablar sobre violencia sexual resulta delicado y complicado en un país donde el 43.9 por ciento de las mujeres han experimentado alguna forma de violencia dentro de su relación. Identificar que se vive en un ciclo de violencia puede ser una tarea muy complicada (puedes leer más sobre eso aquí) e identificar que se vive violencia sexual; abuso o violación, puede ser difícil sobre todo si la agresión viene de la pareja. 

Sin embargo, las cifras nacionales nos dicen que estos son los principales delitos cometidos contra las mujeres en el país: el abuso sexual (42.6 por ciento) y la violación (37.7 por ciento). 

De acuerdo con la Oficina para la Salud de la Mujer de Estados Unidos, se considera abuso sexual a cualquier tipo de actividad o contacto sexual, incluida la violación, que se realice sin tu consentimiento.

Pensar que aquella vez que tuviste relaciones con tu novio o tu pareja y que por alguna razón se sintió extraño y no te sentiste bien, es algo difícil de asimilar, por ello te invitamos a que identifiques si alguna vez te has encontrado en las siguientes situaciones de violencia:

  1. Tú novio te chantajea o se enoja cuando no quieres tener relaciones con él.
  2. Sientes que no toma en cuenta tus deseos o necesidades sexuales.
  3. No para cuando le dices que no te gusta lo que está haciendo. 
  4. Sabes que cuando comienzan a tocarse, tiene que terminar en un acto sexual, aunque tú no tengas ganas. 
  5. Se ha quitado el condón sin tu consentimiento a la mitad del acto sexual.
  6. Te has sentido obligada a hacer cosas que no te gustan, pero no quieres molestar a tu pareja.

Como bien señala OASH, mantener relaciones sexuales implica consentimiento de manera continua, si aceptaste mantener relaciones sexuales tienes la libertad de cambiar de opinión y detenerte en cualquier momento, así como el haber accedido no significa consentir todo tipo de actividad sexual con la que no te sientas cómoda y que no quieras practicar. 

El silencio, el no defenderse o encontrarse en una relación no es un pase libre para tener relaciones sin consentimiento previo.

Lo más importante al tener relaciones sexuales, a parte de cuidarte, es siempre sentirte cómoda y segura con la persona y las actividades o practicas sexuales que tienen, así como no olvidar que el consentimiento es mutuo y la comunicación sumamente importante. 

Recuerda, que si estás en alguna de las situaciones que mencionamos, puedes pedir ayuda a tu familia, amigas, colectivos y asociaciones (aquí hay asociaciones civiles que pueden apoyarte) y por supuesto hacer la denuncia. No estás sola

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s