Un mensaje a mamá

//Opinión: Testigo Púrpura//

Como se acerca el Día de las Madres (de su origen puedes leer más aquí) las integrantes de Testigo Púrpura decidimos que era momento de reflexionar al respecto de la maternidad.

Quisimos responder dos preguntas muy sencillas: un mensaje para nuestras mamás, esas mujeres que se hicieron cargo de criarnos como la sociedad lo marca y que (en algunos casos) no conocieron el feminismo con todas sus letras. La otra nuestra opinión personal sobre maternar y ahí podrán ver cómo aun entre feministas nuestros deseos varían de persona a persona (como en todo).

Rosario Alvarado Cano (encargada redes sociales) 

¿Qué le dirías a tu mamá sobre el feminismo?

A veces le suelto alguno que otro dato, como alguna nota, reportaje, historia o cifra para ir, como dicen por ahí “medirle el agua a los camotes”  y conocer sus ideas pero ponerle un dato nuevo que la haga reflexionar sobre lo que conoce o reafirmar algún ideal. 

Pero creo que si mi sentara a hablar sobre feminismo con toda su letras, lo primero sobre lo que quisiera hablarle es sobre este modelo de competencia con otras mujeres y con nostras mismas, en este sin fin de ser un arquetipo de “mujer perfecta” (para un hombre), desde nuestra apariencia, pensamientos y aspiraciones, quisiera que habláramos sobre todo lo que puede ser una mujer para sí misma y no por otros. 

¿Quieres ser madre?

Honestamente, en ocasiones he pensado algo como: tal vez en un futuro, si alcanzo una buena estabilidad (económica y emocional), si quisiera un hijo, es decir, ya tuve un hermano menor, al que tuve que cuidar en ocasiones porque mis padres tenían que trabajar, y aunque la idea de el tiempo que requieren me parece un reto agotador, siempre me ha parecido buena la idea de tener una persona pequeña para enseñarle a ser un buen ser humano. 

Aunque, eso claro, partiendo de la idea de que voy a tener la estabilidad de la que hablo en un principio, sino, no me parece tan buena idea, sino me convertiré en niñera, una fusión entre Fran Fine y Nanny McPhee quizá.


Shuemy Pérez (reportera) 

¿Qué le dirías a tu mamá sobre el feminismo?

Que es necesario tenerlo en nuestras vidas para no olvidar que somos libres, que ella puede hacerse y deshacerse, si así lo desea, para llegar a un punto de equilibrio. Que es libre y tiene derecho a expresar lo que siente y lo que quiere, que puede caerse y puede levantarse, sin la necesidad de que alguien más le dé permiso.

¿Quieres ser madre? 

Me resulta difícil responder, ya que la maternidad para mí no es una prioridad, pero tampoco la descarto. Es algo que por el momento no deseo, porque me falta cumplir ciertos sueños y metas, cosas que debo hacer antes de ser responsable de otro ser humano, aunque no me alejo de la idea de algún día poder tener una hija o hijo, siempre y cuando tenga la solvencia, la estabilidad, el tiempo y las ganas de serlo.


María Fernanda Salinas (practicante redacción) 

¿Qué le dirías a tu mamá sobre el feminismo?

“Mamá , yo sé que no entiendes el feminismo, sé que juzgas que las mujeres se hagan escuchar … pero no te lo critico, sé que tus prejuicios son la suma de tus vivencias y reflejo del machismo que normalizó mi abuela. Quiero que sepas que seguiré luchando siempre para que reconozcan mis capacidades y mis derechos en voz de lo que quizás tú no pudiste”

¿Quieres ser madre? 

No quisiera ser madre, porque me da miedo tener una hija mujer y que sufra la violencia de género, me frustra porque es una decisión que la sociedad machista en la que vivimos ha tomado por mi. No quiero ser madre, porque no quiero que acosen ni miren lascivamente  a mis hijxs en calle.


Alba Valdez (jefa de información) 

¿Que le dirías a tu mamá sobre el feminismo?

Hace tiempo, cuando inicié en el feminismo intenté hablar con ella sobre muchos temas como: violencia de género, los roles de género que nos marcan desde que saben que seremos mujeres, entre otros, pero no funcionó, tuvimos discusiones, y después entendí que aunque sea 2020 no todas las personas están preparadas para tener esa conversación y que debo medir las formas en las que se los planteaba, quizá fui muy dura y muy mezquina. Y aunque mi primer intento falló, quisiera que en un futuro podamos hablar abiertamente de eso que le duele, de sus sentimientos, de lo importante que ha sido el feminismo en nuestra familia, donde la mayoría somos mujeres. Me gustaría hablar de como ella sin saberlo ha sido feminista.

¿Quieres ser madre? 

Es la pregunta constante de mis amigxs y familiares después de los 20’s, Y mi respuesta desde los 18 ha sido no, no porque considero que tenemos una sociedad muy jodida, misógina, machista, con calentamiento global, narcotráfico, además de que creo que para traer a un personita a este mundo se necesita una estabilidad económica, emocional y mucho valor para educarla. La Alba de los 23 no quiero ser madre, pero le haré ésta pregunta pasando los 30.


Ana Alicia Osorio (coordinadora) 

¿Que le dirías a tu mamá sobre el feminismo?

Con mi mamá he hablado muchas veces de temas feministas sin ponerle nombre, como la división del trabajo en el hogar o los descansos.

Ella sabe bien que soy feminista pero nunca nos hemos sentado como tal a hablar el tema (aunque sé que hay algunos puntos en los que no estará de acuerdo como el aborto). Pero sí quisiera hablar con ella sobre otros porque al final de cuentas quien me enseñó a ver con ojo crítico la vida fue ella. 

¿Quieres ser madre? 

Definitivamente no. Es una respuesta que he tenido clara desde hace muchos años y que me ha costado que muchísimas personas me cuestionen la razón y la razón es simple: no quiero. 

Hace unos días platicaba con una compa (y ambas coincidíamos) que aunque estamos seguras de esa decisión y sabemos que no le debemos nada a nadie, esas preguntas y esa insistencia que a veces ejerce nuestra familia nos llega a hacer sentir mal, pero la decisión es nuestra y no le debemos explicaciones a nadie.


Vanessa Góngora (diseñadora gráfica)

¿Que le dirías a tu mamá sobre el feminismo?

El feminismo conceptual es algo relativamente nuevo para mí, cada vez me llega más información y casi siempre el resultado es ponerme a reconsiderar esquemas aprendidos por lo que al momento de acercar ese conocimiento a mi mamá, o mis tías que son mis segundas madres, es un proceso lento sobretodo porque al principio ni yo misma estaba segura sobre mi postura sobre algunos temas. 

Al principio de mi activismo mi mamá no comprendía qué era lo que hacía como feminista, al principio yo tampoco lo comprendía solo sabía que “algo” me hacía ruido en esta sociedad con tantas inequidades, ya sobre la marcha compartiendo información, intercambiando puntos de vista con ella y mostrándole proyectos de índole periodística, mi madre comenzó a comprender un poco más de que iba, a seguir su deconstrucción porque yo creo que más que yo enseñarle a ella, ella me enseñó a mi que era el verdadero feminismo aunque en su momento no lo etiquetara como tal. Ellas tanto mi madre como tías ya están jubiladas, y en está época lo agradezco infinitamente, puesto que mi madre es enfermera y mis tías son médicas. 

Hoy puedo decir que los desvelos de mi madre me enseñaron que “el esfuerzo y el querer hacer” son la llave para generar una sociedad humana y justa aunque la situaciones te digan lo contrario. 

¿Quieres ser madre? 

El maternaje es una cuestión que debe ser elegida y planeada, cada individuo debe tener la elección y el acceso a aquello que lxs llene y apasione como personas.

Con el paso del tiempo en algunas reuniones sociales a las que asistía con señoras de otras brechas generacionales las preguntas de entrada casi siempre eran y siguen siendo  ¿Estás casada? y ¿Tienes hijxs?, al principio me incomodaba decir que no, con el paso del tiempo se me hace simpático que me pregunten eso cuando pueden preguntar cosas cómo ¿a ti que te llena como ser?

Cuando era niña me tocó apoyar a mi abuelita y a mis madres con la crianza de mi prima, mejor dicho mi hermana,  cuando ella era chiquitita porque ellas trabajaban, esta circunstancia me dejó aprendizajes sobre lo que implica ser madre en costo tiempo y dinero.

Inicialmente cuando iba en secundaria sí quería ser madre porque lo dictaba la sociedad, conforme fui creciendo mi forma de pensar evoluciono y decidí no ser madre porque no lo veo como algo necesario en mi vida, elegí no ser madre porque simplemente no lo deseo

Este texto forma parte de la sección de opinión LAS VOCES. Su contenido es responsabilidad de la(s) autoras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s