Tortura sexual en Veracruz: una realidad

ANA ALICIA OSORIO

***La entrevista a Claudia Medina fue realizada hace un par de años, cuando aún se debatía su libertad, ahora ya está exonerada.

¿Cómo vivir cuando tu mayor miedo son los elementos de las corporaciones que deberían darte seguridad? ¿Podrías ir por la calle, ver patrullas y seguir caminando normal cuando ellos te detuvieron, lastimaron y acusaron de delitos que no cometiste? ¿Cómo sobreponerse a los golpes, violaciones y todo tipo de torturas que te hicieron las personas que deberían cuidarte?

Esa es la vida de Claudia Medina Tamariz quien en 2012 fue detenida injustamente y sometida a un sin número de arbitrariedades por Marinos, los que años después le siguen provocando temor por los abusos físicos y sexuales que vivió.

Aun cuando vivió más de tres años en libertad bajo caución, por las noches miraba por las ventanas llena de miedo esperando que en ningún momento volvieran a aparecer los marinos a llevársela. La puerta de su cuarto que rompieron los elementos cuando ingresaron por la fuerza la dejó destrozada aguardando que algún día las autoridades evaluaran los daños que le ocasionaron. Ella no podía salir a la calle sin que un temor la envolviera por completo.

El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, a través de su campaña “Rompiendo el Silencio” ha evidenciado que existen muchos casos de tortura sexual contra mujeres debido a la política de seguridad y pocas veces son dados a conocer por el temor que genera en las víctimas.

Antes, Claudia se dedicaba a la venta de productos naturistas, negocio que realizaba junto con su esposo y a cuidar a sus tres hijos.

La madrugada del 7 de agosto del 2012, Claudia y su esposo Isaías Flores dormían tranquilamente cuando escucharon ruido afuera del cuarto y pensaron que eran ladrones, pero para sorpresa de ambos observaron que algunos de los que irrumpieron en su casa rompiendo todo a su paso portaban el uniforme de la marina. Inmediatamente los elementos les taparon los ojos.

Tras malos tratos, golpes y amenazas los subieron a un automóvil y los llevaron a otro punto de la ciudad donde escuchaban aviones. El sitio lo identificaron como la base de Aeronaval de la Marina, en la que otras sobrevivientes ya han dicho que las llevan para ser torturadas.

Allí Claudia vivió lo inimaginable: abuso sexual, violación, golpes con la mano y con todo tipo de artefactos, insultos, asfixia con agua y con bolsas de plástico, toques eléctricos en los dedos, chile en la nariz  y lavar la ropa de los elementos por la fuerza, hasta que la amenazaron con hacerle daño a sus hijos por lo que accedió a firmar una declaración y acusarse de lo que los marinos quisieran.

En plena crisis de seguridad en la entidad, Claudia fue acusada de pertenecer al Cartel Nueva Generación junto con otras personas a quienes no conocía, en un proceso lleno de irregularidades donde estaba errónea hasta la forma en que fue detenida.

Ella estuvo en proceso penal varios años, pero en 2015 obtuvo su exoneración ya que no había ninguna prueba en su contra salvo las obtenidas bajo tortura de los marinos.

Claudia pasó de tener una vida tranquila, a ser torturada y de allí al activismo pues acompaña una campaña contra la tortura sexual de la que son víctimas las mujeres cuando son detenidas.

“La tortura sexual hacia las mujeres es una forma de tortura basada en la discriminación por razón de género, en la que se violenta el cuerpo y la libertad de las mujeres, por medio de agresiones sexuales que pueden incluir violación, introducción de objetos, agresiones físicas en las partes más íntimas y/o la amenaza de cometer esos actos”, señala la página web de la campaña Rompiendo el Silencio: Todas Juntas contra la Tortura Sexual.

tortura.001Su caso no es único. En un informe de Amnistía Internacional del año pasado (Sobrevivir a la Muerte. Tortura de mujeres por policías y fuerzas Armadas en México), señalaron que entrevistaron 100 mujeres mexicanas detenidas, de las cuales 72 sufrieron algún tipo de abuso sexual.

Por su parte la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la Comisión Estatal han emitido siete recomendaciones en el estado de Veracruz por tortura sexual contra mujeres.

De los siete casos, seis fueron cometidos por la Marina y uno más por personal de Agencia Veracruzana de Investigaciones (hoy Policía Ministerial), perteneciente a la Fiscalía General del Estado.

En la misma campaña que Claudia participa María del Sol Vázquez, otra veracruzana que acaba de ser liberada el pasado 22 de agosto, cuando reconocieron su inocencia después de cinco años detenida.

Su caso no es muy diferente: detenida injustamente y torturada (por elementos de la extinta Agencia Veracruzana de Investigaciones) para que se incriminara de delitos que no había cometido.

María del Sol fue sentenciada a 24 años de prisión en La Toma y tras el activismo absuelta cinco años después.

Ahora podrá volver a su casa, vivir libre, pero quizá no pueda olvidar lo que los elementos que deberían darle seguridad le hicieron vivir.

Las mujeres que sobreviven la tortura sexual, esperan justicia. Tal como lo declaró ante medios Marisol y como lo ha repetido Claudia.

Sin embargo, según el informe de Amnistía Internacional la mayor parte de las veces esta no llega pues solo se ha registrado procesos internos contra dos casos de elementos de la Secretaría de Marina hasta el año pasado por  tortura.

De acuerdo con la Fiscalía General del Estado en la solicitud de información 08837317, está integrando una carpeta de investigación contra sus elementos por la tortura en el caso de un detenido acusado de un ataque a un centro nocturno aunque no se trata de tortura sexual ni es contra mujeres.

El documento señala que otros dos casos de malas prácticas este año están en análisis al interior de la Fiscalía sin que se presente denuncia, uno más del 2016 y otros dos del 2014, sin embargo no se detalla si se trata de tortura.

La presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Namiko Matzumoto dijo que hicieron una recomendación este año ( que corresponde al caso de María del Sol), pero advirtió que no es el único caso por tortura sexual que han recibido aunque los otros todavía están en investigación.

Señaló que tras la recomendación de este año será necesario que la FGE realice una investigación judicial contra los elementos involucrados. Sin embargo, todavía están en espera de recibir los primeros documentos.

Mientras tanto, María del Sol sigue aguardando por la justicia que espera algún día recibir.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s